Entrevista con: Javier Fernández-Lozano. Operador de drones y profesor de Geología de la Universidad de Salamanca (USAL)

Javier Fernández Lozano hizo gala de su condición de docente universitario y empezó su ponencia en las Conferencias LleidaDrone del Campus Google de Madrid con gráficos, estadísticas, métricas y terminología compleja. Parecía que nos iba a dar una clase magistral al alcance solo de iniciados en fotogrametría y los modelos 3D.

Pero enseguida me di cuenta de que Javier nos estaba contando una historia asombrosa que me dejó fascinado: La existencia de unas inmensas minas de oro al aire libre en el Valle del rio Eria explotadas por los romanos hace más de 2.000 años. Gracias al uso de drones y de un novedoso tratamiento de la imagen y de los datos, ahora podemos conocer mucho mejor esas minas. Ahora sabemos mucho más acerca de como se construyeron y como trabajaron en ellas. El estudio de Javier Fernández Lozano y Gabriel Gutiérrez Alonso, publicado en la prestigiosa revista Journal of Archaelogical Science, me hizo viajar en el tiempo. Lo que al principio eran datos de compleja interpretación se convirtieron en imágenes sorprendentes que me trasladaron a las cumbres del Teleno y Castrocontigo. La complejidad de los entramados de canales de agua de las antiguas minas se veían con tanta claridad que incluso me pareció que las imágenes cobraban vida y podía ver a miles de esforzados trabajadores de esas minas que en su dia aportaron al Imperio Romano ingentes cantidades de oro. El estudio de Javier y Gabriel es el primer paso para la realización de un Geoparque en la zona que revitalice la economía y el turismo del Valle del Eria. Quieren llamar la atención de la administración y de la inversión privada para hacer realidad el proyecto.

¿Qué han aportado los drones y la técnica de la fotogrametría al estudio de las minas romanas?

Hasta ahora, los trabajos de prospección arqueológica se basaban en el uso de la fotografía aérea. Debido a las limitaciones de esta técnica, las labores de prospección se complicaban o no permitian extraer toda la información del paisaje. Gracias a los drones, ahora podemos obtener modelos digitales de alta resolución que, tratados con un análisis de mejora de imágenes adecuado, pueden proporcionar imágenes realzadas de elementos arqueológicos. En ocasiones, las variaciones elevadas de pendiente o el escaso tamaño de las estructuras arqueológicas (muros, montículos, etc.) impiden su localización. Sin embargo, la combinación de drones y herramientas de tratamiento de imágenes, permite localizar estructuras en zonas donde las variaciones de pendiente son mayores, o incluso en zonas de topografía casi plana.

¿ Se ha conseguido algo con los drones que con técnicas tradicionales no se hubiera podido hacer?

Hemos aumentado la resolución de los datos tanto de imágenes aéreas ortorectificadas sobre las que se pueden realizar medidas precisas de longitudes y superficies, como de modelos digitales tridimensionales que permiten el cálculo rápido de volúmenes. Esto permitirá en el futuro mejorar las estimaciones de cantidad de oro extraído en las minas romanas del noroeste peninsular, que hasta ahora se habían hecho de manera muy imprecisa. Además, gracias al tamaño y maniobrabilidad de este tipo de aeronaves, hemos podido llegar a rincones que de otro modo no hubiese sido posible, debido a las fuertes pendientes, exceso de vegetación, etc.

¿En qué consiste esta tecnología novedosa que permite cartografiar con más detalle y mayor resolución?

Consiste en la obtención de modelos digitales de alta resolución y el procesado posterior con un tratamiento de los modelos desde un punto de vista matemático que permite la mejora y el realce de estructuras, cambios de pendiente, cavidades, surcos, etc. Esta tecnología no había sido utilizada nunca antes para desarrollar este tipo de trabajos arqueológicos, pero podrá ofrecer nuevas posibilidades a los arqueólogos para analizar las formas del relieve.

¿Qué dificultades ha supuesto trabajar con drones en esas localizaciones y a esa altura?

Trabajar con drones no resulta fácil. Al contrario de lo que la mayoría de las personas puedan creer, las aeronaves de control remoto son herramientas de gran precisión y no un juguete. El mayor problema que tenemos es la limitación que ofrecen las baterías, con autonomías muy restringidas en los drones que utilizamos de ala rotatoria. Aunque los drones de ala fija puede tener ciertas ventajas en este campo, ya que pueden cubrir grandes extensiones del terreno en muy poco tiempo. Además, el hecho de trabajar en una zona montañosa, por encima de los 2.000 m de altura en algunos casos, supone la necesidad por parte del piloto de tener una buena habilidad técnica, para poder volar con seguridad ante el riesgo de turbulencias, corrientes inesperadas o presencia de aves.

¿ Y qué ventajas aportan los drones?

Los drones han aportado muchas ventajas a la hora de realizar los trabajos de prospección. Nos permitieron llegar a zonas donde de otro modo habría sido imposible. La obtención de imágenes aéreas desde cualquier ángulo, controladas desde tierra, permitió establecer una buena planificación en función de las necesidades de cada zona de estudio. En un vuelo aéreo de avioneta hubiese sido mucho más complejo y con menor autonomía en ese sentido.

¿Qué información sobre las minas romanas se ha conseguido conocer gracias a la tecnología usada con drones?

Por un lado hemos mejorado y aumentado el número de hallazgos en la zona. Debido a la intensa vegetación muchas zonas quedaron sin estudiar y gracias a los drones las hemos podido dar a conocer. Además, al mejorar la resolución de los datos y la información de la superficie, hemos podido describir con mayor precisión los restos mineros, aumentando el conocimiento de la complejidad y el tipo de uso que se dio a determinados elementos del sistema hidráulico romano que permitió la explotación de los yacimientos.

¿Se puede decir que gracias a la tecnología utilizada con los drones las minas romanas han vuelto a estar de actualidad?

Gracias a esta tecnología hemos impulsado una nueva forma de ver los restos mineros en el paisaje. Hemos podido mostrar imágenes inéditas y mostrar al mundo entero el potencial que presentan estas comarcas, con un patrimonio muy rico y extenso. Sólo en el valle del Eria se explotaron más de 13.000 ha, como 13.000 campos de fútbol como el Santiago Bernabéu! Hemos vuelto a poner de moda la minería del oro.

Tenemos que pensar que estas comarcas del suroeste leonés vienen sufriendo una fuerte pérdida demográfica desde 1950, cuando eran más de 6.000 personas y que a día de hoy ha descendido hasta poco más de 2.200. Estos trabajos han puesto el valle del Eria en prensa de los cinco continentes, incluso Sierra Leona, uno de los principales productores de oro, que el año pasado se debatía en los problemas del virus del Ébola, sacó los resultados de nuestra investigación en portada de uno de sus principales periódicos.

Vuestro trabajo además será fundamental para el desarrollo de un proyecto muy ambicioso…

Tenemos una buena oportunidad para dar a conocer este rico patrimonio y ahora queremos darlo a conocer con un proyecto de Geoparque que permita el turismo sostenible y el desarrollo rural de estos pueblos. Nuestro objetivo es crear un tejido cultural que atraiga el turismo y estas comarcas puedan volver a llenarse de vida y recursos.

El resultado del trabajo permite un vuelo sobre las minas de un realismo espectacular. Incluso parece que el escenario revive…solo falta ver a los trabajadores de las minas!

Así es, el siguiente paso es dar vida a los modelos fotorealísticos que hemos obtenido mediante la modelación 3D de objetos en movimiento como agua, personas trabajando en los surcos, etc. Se trata de enriquecer la información digital obtenida con los drones para darle vida propia. Pero para ello necesitamos de la ayuda de administraciones y empresas privadas que quieran invertir en proyectos de este tipo. Esta es una buena oportunidad para buscar su apoyo y poder poner el Geoparque en funcionamiento con los datos que ya tenemos y los que obtengamos en los próximos trabajos, porque seguimos trabajando en la zona. Nuestro objetivo es continuar elaborando una carta de información geológica, arqueológica e histórica que pueda servir como reclamo turístico en la zona.

Más información sobre Estudio minas oro Valle Eria

Más acerca de Javier Fernández Lozano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies.