Volar drones en lugares habitados, sobre aglomeraciones de edificios y grupos de personas al aire libre es una de las novedades más importantes del nuevo Real Decreto que regula el uso de drones en España. Las condiciones para poder levar a cabo este tipo de operación especializada dependen de si se pretende llevar a cabo en espacio aéreo no controlado o controlado.

Las aeronaves deberán cumplir los siguientes requisitos:

  • Drones de hasta 10 kg.
  • Dron a la vista del piloto (VLOS ). A una distancia horizontal no mayor de 100 m. del piloto.
  • A una altura no mayor de 120 m.
  • Sobre zonas acotadas en la superficie o manteniendo una distancia mínima de seguridad de 50 m. respecto de edificios o personas, salvo el personal del operador.
  • A una distancia mínima de 8 km. de aeropuerto /15 km si cuenta con procedimientos instrumentales.
  • El dron deberá ir equipado con algún dispositivo de limitación de energía del impacto.
  • Todas las aeronaves pilotadas por control remoto (RPA) deberá n llevar fijada a su estructura una placa de identificación ignıf́uga,en la que deberá constar la identificación  dela aeronave,mediante su designación específica, incluyendo el nombre del fabricante, tipo, modelo y, en su caso, número de serie, ası́ como el nombre del operador y los datos necesarios para ponerse en contacto con él.

Los operadores responsables de la operación deberán:

●  El operador debe hacer un estudio de seguridad aeronáutico que acredite la seguridad de la operación.
●  Dicho estudio de seguridad deberá ser aprobado por AESA, que emitirá, si corresponde, la preceptiva autorización.
●  El operador deberá comunicar al Ministerio del Interior la operación que pretende ( 10 días de antelación)

●  El operador es responsable de que el piloto al cargo de la operación cumpla los requisitos exigidos.

Los pilotos responsables de la operación deberán:

  • Disponer del certificado piloto. Básico (VLOS); Avanzado ( BVLOS) en el que consten además conocimientos de servicios de tránsito aéreo y comunicaciones avanzadas

Administración y gestor aeronáutico:

  • La operación sólo podrá hacerse con “autorización” de AESA, previa presentación de un estudio de seguridad aeronáutico elaborado por el operador.
  • Por motivos de seguridad ciudadana, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado podrán limitar o prohibir la operación.

Se exigen las mismas condiciones que en espacio aéreo no controlado, y además:

  • Los drones deberán disponer de un equipo de comunicaciones adecuado capaz de sostener comunicaciones
    bidireccionales con las con las estaciones aeronáuticas y en las frecuencias indicadas para cumplir los requisitos
    aplicables al espacio aéreo en que se opere.
  • El piloto deberán disponer de los conocimientos necesarios para obtener la calificación de radiofonista, acreditado mediante habilitación anotada en una licencia de piloto o certificación emitida por ATO o escuela utraligeros.
  • El piloto deberá acreditar un conocimiento adecuado del idioma o idiomas utilizados en las comunicaciones entre controlador y aeronave.

Artículo 21. Condiciones de utilización del espacio aéreo para la realización de operaciones aéreas especializadas por aeronaves pilotadas por control remoto que no dispongan de certificado de aeronavegabilidad.

Artículo 21. Condiciones de utilización del espacio aéreo para la realización de operaciones aéreas especializadas por aeronaves pilotadas por control remoto que no dispongan de certificado de aeronavegabilidad.

1. Todas las aeronaves pilotadas por control remoto (RPA) que no dispongan de certificado de aeronavegabilidad podrán realizar operaciones aéreas especializadas en zonas fuera de aglomeraciones de edificios en ciudades, pueblos o lugares habitados o de reuniones de personas al aire libre, en espacio aéreo no controlado y fuera de una zona de información de vuelo (FIZ), siempre que la operación se realice dentro del alcance visual del piloto (VLOS), o de observadores que estén en contacto permanente por radio con aquél (EVLOS), a una distancia horizontal del piloto, o en su caso de los observadores, no mayor de 500 m y a una altura sobre el terreno no mayor de 400 pies (120 m), o sobre el obstáculo más alto situado dentro de un radio de 150 m (500 ft) desde la aeronave.

2. Además, en zonas fuera de aglomeraciones de edificios en ciudades, pueblos o lugares habitados o de reuniones de personas al aire libre, en espacio aéreo no controlado y fuera de una zona de información de vuelo (FIZ), más allá del alcance visual del piloto (BVLOS) y dentro del alcance directo de la emisión por radio de la estación de pilotaje remoto que permita un enlace de mando y control efectivo, podrán realizarse operaciones aéreas especializadas:

a) Por aeronaves pilotadas por control remoto (RPA) cuya masa máxima al despegue sea de hasta 2 kg, con sujeción a lo dispuesto en el artículo 23 ter.4, párrafos primero y segundo, del Real Decreto 552/2014, de 27 de junio.

b) Por aeronaves pilotadas por control remoto (RPA), cuando se cuente con sistemas, aprobados por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, que permitan a su piloto detectar y evitar a otros usuarios del espacio aéreo. En caso contrario, estos vuelos fuera del alcance visual del piloto (BVLOS) solamente podrán tener lugar en espacio aéreo temporalmente segregado (TSA) al efecto.

Para la aprobación de los sistemas a que se refiere el párrafo anterior, el Director de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea podrá aprobar, por resolución publicada en el «Boletín Oficial del Estado», medios aceptables de cumplimiento basados en los estándares técnicos establecidos al efecto, entre otros, por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) o, en su defecto, por otras autoridades aeronáuticas que considere.

3. Podrán realizarse operaciones aéreas especializadas sobre aglomeraciones de edificios en ciudades, pueblos o lugares habitados o reuniones de personas al aire libre, en espacio aéreo no controlado y fuera de una zona de información de vuelo (FIZ), únicamente por aeronaves pilotadas por control remoto (RPA) cuya masa máxima al despegue no exceda de 10 kg, dentro del alcance visual del piloto (VLOS), a una distancia horizontal máxima del piloto de 100 m, y a una altura máxima sobre el terreno no mayor de 400 pies (120 m), o sobre el obstáculo más alto situado dentro de un radio de 600 m desde la aeronave.

Estas operaciones, deberán realizarse sobre zonas acotadas en la superficie en las que, la autoridad competente a tales efectos, haya limitado el paso de personas o vehículos o, en otro caso, manteniendo una distancia horizontal mínima de seguridad de 50 m respecto de edificios u otro tipo de estructuras y respecto de cualquier persona, salvo personal del operador o personal que esté involucrado en el desarrollo de la operación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies