Imágenes con dron en informativos. Un nuevo lenguaje periodístico

Veo en televisión una noticia de actualidad elaborada 100 x 100 con imágenes tomadas con un dron. La noticia lo vale, sin duda: El terremoto de Nepal. El autor de las imágenes es un joven ingeniero e instructor de vuelo, Kishor Rana, nacido en Katmandú y residente en Tampa, Florida. Todas las grandes cadenas de televisión del mundo las han comprado para contar la tragedia. En el perfil de Facebook de Kishor se puede leer como productores de cadenas como la BBC le intentan contactar para comprarle los derechos de emisión. La cadena CNN, la primera compañía audio visual que en Estados Unidos que ha obtenido permisos para hacer vuelos de prueba para en el futuro utilizar drones en sus coberturas informativas, ha hecho un video sólo con las imágenes del improvisado reportero.

La emisión de estas imágenes en cadenas como CNN dan que pensar. El video de la cadena estadounidense empieza y termina en el aire. No hay ni un solo plano de cámara hecho “al hombro”, como es habitual en las grabaciones de televisión para informativos. Las imágenes captadas con la cámara del dron son distintas a las que estamos acostumbrados a ver.  Nos dan otro mensaje.

Desde el aire tenemos una visión de conjunto. Estamos en una privilegiada atalaya desde la que contemplamos como ha quedado Katmandú tras el seísmo. Templos milenarios destruidos, edificios de viviendas convertidos en escombros, avenidas levantadas…Pero claro, transmiten un mensaje distinto porque el lenguaje también lo es. No es lo mismo un primer plano de un cuerpo sin vida entre los escombros que un “plano dron”.

Alguien podría pensar que el dron nos “desinforma “ y nos aleja de la realidad. Desde al aire no vemos las caras de la gente. Tampoco vemos muertos. No se ve ni se escucha el sufrimiento. Y tampoco vemos, como es habitual en estos casos, el toque dramático que tanto gusta a las cadenas de televisión cuando informan de tragedias. Pero no perdamos de vista que el dron es solo una herramienta más, no la única. El dron para según que cosas, nos devuelve la objetividad. El espectador ve y juzga.

El dron para noticias no substituye a los reporteros tradicionales. Las imágenes aéreas no substituyen a esas imágenes más dramáticas tomadas a ras de suelo. Pero en este caso nos da otro punto de vista de las cosas. La realidad desde arriba. Una curiosa, contradictoria y casi engañosa mezcla de belleza y destrucción. Pienso que hay que saber interpretar esas imágenes porque el mensaje no viene masticado y digerido.

Kishor Rana puede haber hecho historia en el reporterismo de televisión. Y es un ejemplo del poder de la tecnología en manos de los ciudadanos. Este ingeniero ha mostrado al mundo los efectos del terremoto en su país. Y lo ha hecho sin alardes. Simplemente con un dron.  Ha contado lo que ha pasado, tomando distancia.

Dijo Robert Capa que “si una foto no es suficientemente buena es que no te has acercado lo suficiente“. No quiero ni pensar en las maravillas que haría Capa con un buen dron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies