Todos los post me hacen ilusión, pero este me emociona! Hoy os presento a José Carlos Maldonado. Un piloto de drones que trabajando conjuntamente con el operador Antonio Castillo, realizó un estupendo trabajo de “reporterismo aéreo” durante tres intensas jornadas cubriendo el incendió que afectó a la Sierra de Lújar (Granada) los dias 8, 9 y 10 de julio.

Las llamas calcinaron más de 2.000 hectáreas de pino, matorral y alcornoques de una zona de alto valor ecológico, ya que la Sierra de Lújar alberga el alcornocal más meridional de Europa. Es curioso además que la zona quemada iba a ser declarada Parque Natural.  Por si había dudas de la intencionalidad del incendio, las llamas calcinaron el bosque apenas unas horas después de que se presentara el libro “La Sierra de Lújar y La Contraviesa”, publicado por la Asociación Buxus, que entre otras cosas pretendía fomentar la protección de este paraje. Que pena!

Cuando las llamas se extendieron por la Sierra de Lújar José Carlos Maldonado no se lo pensó dos veces y salió con el dron a cuestas directo hacia la zona del incendio. Aplicó todas y cada una de las reglas del buen profesional. Se presentó ante las autoridades que estaban al mando de los equipos de extinción para manifestarles su disposición a trabajar para ellos si así lo requerían. Solicitó permiso para volar en zonas alejadas de medios aéreos que estaban trabajando en la extinción de las llamas. El primer día pidió permiso y se lo denegaron. No voló. El segundo día volvió a pedir permiso y también se lo denegaron. Tampoco voló. Pude ser testigo de la frustración de José Carlos ya que manteníamos contacto telefónico y por redes sociales. Me contaba donde estaba, lo que veía, el calor sofocante que le envolvía….el caos que le rodeaba. Lo de menos era volar el dron. Le notaba afectado por el panorama que tenía ante sus ojos. Me transmitía la angustia de ver como las llamas devoraban el bosque. Yo quería que volara el dron….pero ante todo imperaba el respeto a la ley y la prudencia.

Me impresionó la integridad de José Carlos. Si hubiera querido hubiera podido grabar imágenes del incendio el mismo miércoles….y el jueves…..sólo tenia que alejarse un poco de los puestos de mando de los bomberos…volar unos metros por encima de su cabeza y tendría las preciadas imágenes. No lo hizo hasta el tercer día y en una zona ya muy alejada del trajín de bomberos, hidroaviones y helicópteros. Recuerdo que pensé:”Joder…este tio es integro y respetuoso con las normas incluso cuando esta solo en medio del monte”. Qué raro me resulta eso, no?

Un breve mensaje de voz en el móvil me despertó el viernes por la mañana: “Objetivo cumplido. Subiendo los archivos”. José Carlos se levantó antes de la salida del sol y volvió a los ya negros paisajes de la Sierra de Lújar. Al alba….no se si con “tiempo duro de Levante” o de poniente….grabó unas imágenes que aun me emocionan cuando las veo.

Este video que os presento no es el resultado de ese vuelo. El video que os presento es una recopilación de algunos de los mensajes de voz que José Carlos fue compartiendo conmigo y con algunos compañeros a través de las redes sociales y las grabaciones que hizo con el dron y con su teléfono movil. Por lo tanto ni la calidad del audio ni la calidad de algunos planos es el deseado pero tiene un enorme valor documental porque retrata a la perfección como debe trabajar un piloto y operador dron en un incendio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies