Repsol ha hecho las primeras pruebas piloto con drones para la revisión de sus instalaciones en el complejo de Sines (Portugal) y tiene previsto hacer más pruebas en otras plantas en el futuro. Las ventajas de los drones para este tipo de trabajos son indudables, sin embargo, las limitaciones legales y tecnológicas todavía plantean interrogantes de cara a una plena utilización de los drones en la industria del oil/fuel.

Si los gobiernos quieren impulsar sus motores productivos y hacer competitivas sus industrias, han de hacer un esfuerzo mayor por acercarse a las problemáticas reales

Entrevista con: Javier Espasa Arbeteta, Jefe de Arquitectura de Seguridad en Repsol

¿Por qué se decidió hacer la primera prueba piloto con un dron en el complejo de Sines (Portugal)?

“Los objetivos principales en todas las iniciativas de estudio de drones han sido el ahorro de costes y la disminución de riesgos. Repsol tiene en marcha un grupo de estudio multidisciplinar cuyo objetivo es llevar a cabo todas las pruebas operativas necesarias para homologar el uso de esta tecnología en determinadas áreas de su actividad industrial. La utilización de esta tecnología en la preparación de la parada operativa del complejo de Sines sirvió como punto de partida para un catálogo de pruebas programadas a partir de este año”.

Repsol

Ficción recreada

Se obtuvieron imágenes de alta resolución para evaluar el estado de las estructuras que superan los 100 metros de altura. ¿Para este tipo de instalaciones, los resultados obtenidos indican que los drones son la tecnología más idónea?

“El uso de drones introduce una serie de beneficios claros, sin embargo también introduce nuevos retos que abordar. Los principales hasta ahora, son la minimización de los riesgos asociados a la utilización de este tipo de tecnología en ambientes de atmosferas explosivas (ATEX) y la normativa actual que gobierna esta área. Debido a las variaciones que nos encontramos en lo que se refiere a normativa, será precisamente este factor el que condicionará en muchas ocasiones el hecho que en un área geográfica determinada esta tecnología sea la más conveniente o no. Hasta no finalizar todas las pruebas operativas planificadas no podremos afirmar si este tipo de tecnología es la más idónea para este tipo de instalaciones, sin embargo, sí que podemos afirmar que, a día de hoy, el uso de drones no podrá cubrir el 100% de las inspecciones realizadas en altura en los distintos casos de uso planteados”.

¿ Qué resultados obtuvieron?

“La prueba realizada requería obtener un catálogo de imágenes que permitieran identificar con detalle posibles desperfectos en la estructura de una chimenea para planificar las tareas de reparación y mantenimiento. Estas imágenes fueron tomadas satisfactoriamente, permitiendo al equipo de ingeniería y mantenimiento realizar correctamente su trabajo”.

Los siguientes vuelos experimentales se harán en los próximos meses en los complejos de Cartagena y Puertollano. ¿Significa que la apuesta de Repsol por los drones es una apuesta en firme a largo plazo?

“Uno de los valores de Repsol es la innovación, y uno de los aspectos importantes de la innovación consiste en conocer las nuevas tecnologías existentes y desarrollar aplicaciones que aporten valor en nuestras áreas de trabajo. El trabajo que se está realizando en torno a los drones forma parte de este observatorio tecnológico. Los vuelos experimentales planificados en Cartagena y Puertollano tienen como fin validar el uso de esta tecnología en nuestros complejos industriales, hasta no ejecutar toda la planificación de pruebas no podemos confirmar nuestras expectativas. Así mismo, hay otro conjunto de pruebas que se ejecutarán fuera de estas dos instalaciones, y que cubrirán casos de uso adicionales, como son inspección de oleoductos o plataformas en alta mar”.

Repsol

Ficción recreada

Repsol estudia cómo el uso de los drones puede evitar riesgos laborales y costes durante las paradas de mantenimiento de sus plantas industriales. ¿En el tipo de instalaciones de una empresa como Repsol, los drones son efectivamente más económicos que otros medios como helicópteros o avionetas y también más seguros?

“Efectivamente el uso de drones en determinados casos permite significativas reducciones en riesgo y coste respecto a otros medios pilotados. Esta es efectivamente uno de las principales motivaciones para su utilización. Aparte de reducir los medios pilotados, esta tecnología debería permitir la disminución, o incluso eliminación, de algunos de los trabajos en altura que a día de hoy se realizan en nuestros centros de trabajo. Pero también existen otras muchas ventajas, algunas de ellas realmente llamativas. Uno de los casos que estamos estudiando es la utilización de esta tecnología en las inspecciones de mantenimiento de plataformas en alta mar. En este tipo de instalaciones el tiempo que requiere embarcar tanto material como personas a bordo del complejo es muy elevado, debido a los distintos controles de seguridad, normativa, legal etc que hay que llevar a cabo. Al utilizar este tipo de tecnología no es necesario subir nada bordo de la plataforma, ya que puede ser operada desde una embarcación cercana”.

El equipo de Tecnologías de la información de Repsol también estudia aplicaciones futuras en plataformas en el mar, envíos entre instalaciones remotas o como repetidores para transmisiones de datos. ¿Cómo pueden cambiar los drones la metodología de trabajo actual en todos estos ámbitos?

“Las posibilidades de la utilización de tecnología de drones se centran en la adquisición de datos, gracias a las distintas cargas de sensores con los que se les puede configurar. Por ello, en los casos de uso donde sea viable su utilización, no cambiará la metodología de estos procesos industriales, sino la manera de obtener esos datos. El siguiente paso, que aparentemente queda lejos todavía, será el desarrollo de drones que puedan interactuar con el medio: captación de muestras, transporte de materiales… También hay otras vías de desarrollo combinando esta tecnología con otras tecnologías de la información que permitirán, por ejemplo, la detección precoz de averías en equipos o la identificación de comportamientos no deseados en personas como el uso incorrecto de los equipos de protección individual”.

Repsol

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos ha concedido la primera autorización para que un dron haga la inspección de casi 2.000 kilómetros de tuberías en una explotación petrolera de Alaska. ¿El uso de drones en la industria del oil/fuel… y otros usos civiles será fundamental para el desarrollo de la tecnología dron?

“Existen otros muchos sectores e industrias que se beneficiarán activamente de esta tecnología, muchos de ellos tienen ya una elevada experiencia en el campo, como es el caso del sector defensa”.

¿Las normativas en EE.UU y Europa cree que serán cada vez más permisivas con respecto de los usos civiles de los drones?

“La barrera legal ha resultado una de los principales problemas a abordar, y aun no es algo que mundialmente tengamos resuelto. Nos enfrentamos a un ecosistema mundial normativo poco homogéneo, poco claro y generalmente restrictivo. Si los distintos gobiernos quieren impulsar sus motores productivos y hacer más competitivas sus industrias, han de hacer un esfuerzo mayor por acercarse a las problemáticas reales. Este es uno de los campos que nos queda mucho camino por avanzar”.

¿Repsol se plantea tener su propia flota de drones?

“No es algo que nos planteemos a corto o medio plazo. Nuestro objetivo es poder hacer uso lo más eficientemente posible de esta tecnología, y para ello entendemos que, hoy por hoy, es necesario apoyarse en partners expertos de esta área”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies.